Pregón de las fiestas de Ntra. Sra. de las Nieves (Malpica de Tajo)

Si tienes un navegador antiguo o no te gusta cómo se visualiza la página, prueba con esta otra versión.

Pregón de José Antonio Corral Soto en la fiesta de la Nieves de Malpica de Tajo (1996)

Habitantes y dignos pobladores de este pueblo de Malpica, forasteros y forasteras, escuchad con atención. De orden de la autoridad presente:

Comunico y hago saber, que a partir de este feliz día 3 de Agosto del presente año del Señor de 1996 y hasta el día 7 inclusive, se declaran días de asueto, juerga y alegrías, sin olvidar, claro está, el decoro y comportamiento necesario para una feliz y una apacible convivencia

Queridos paisanos, este año, la comisión de festejos de nuestro Exmo. Ayuntamiento nos ha concedido el honor a la peña, a la cual represento, de proclamar el pregón de las fiestas.

Creo que es muy poco lo que aquí se puede decir que no se haya dicho ya de nuestra querida fiesta, por eso, perdonar si mi humilde pregón es algo breve y escueto y aunque mis modestas palabras van dirigidas a todos, quiero que me permitáis vosotros los mayores, dirigirme en especial a los jóvenes que como yo, no han vivido ni presenciado las cosas que muchos mayores a mi me han contado para poder yo confeccionar este pregón.

Es curioso comparar aquellos pasados tiempos tan distintos a los de ahora y que siga vivo hoy, al igual que entonces, un mismo deseo, la llegada de las Fiestas de las Nieves, el día grande, el día chico y el día chiquinino como así se decía antiguamente, solo tres días, nosotros tenemos más suerte, tenemos más días y trabajamos menos.

Aquellos días si que eran tiempos duros amigos, pero también mucho más pacíficos que los de ahora, pero en fin, estos se pasaron llevándose consigo, lo que nosotros no tendremos oportunidad de ver, como por ejemplo, aquel poblado de guangos que en torno al pueblo se levantaba llegado el mes de Julio y junto a ellos la era, el trillo, la parva, el pajero y a la caída de la tarde, con el guango bien regadito con el agua del botijo, toda la familia en pleno a merendar gazpachito, con buen tomate y pepino, agua fresca de la fuente que está recién traidita y hermosos y grandes sopones que calman el apetito.

Avanzando el mes de Julio cundía el desasosiego, pues todos querían terminar la trilla para las Nieves y vivir las Fiestas descuidados y contenidos, la paja quedó en la era, pero el grano en el granero.

Otra de las cosas que a mi me causo gran extrañeza, por no haberlo oído nunca y que tampoco tendremos oportunidad de ver, es aquellos humildes pescadores de nuestro pueblo, que con sus pequeños barcos surcaban las entonces claras aguas de nuestro río, para con sus redes, extraer la exquisita pesca que en él se criaba y venderla después en los pueblos de alrededor ¿a que parece mentira? Pues es verdad amigos. Otras de las cosas bonitas de aquel entonces, según también me han contado, era ver a las lozanas y macizas mozas malpiqueñas, tías, madres o abuelas de muchos de nosotros ir con su cántaro al cuadril, el cuadril es la cadera, que muchos de vosotros, como yo, no sabíamos. Iban a la fuente, la que hay junto al río, a por el agua fresca y muy contentas por cierto, ¿y sabéis por qué? Porque iban con el deseo de ver al mozo que allí las solía esperar.

Por cierto y a propósito de esta romántica fuente, en nombre de la peña que represento, rogamos al señor Alcalde y a toda la corporación municipal, estudien la posibilidad de restaurar y adecentar dicha fuente, que bien lo merece, puesto que según se, al lado de sus caños brotando constantemente agua, brotaron también muchos compromisos de amores y además calmó la sed de toda la vecindad durante muchos años, su agua limpió y purificó muchas bragas y calzoncillos, puesto que su siempre abundante e inagotable agua, sirvió de lavadero público y no es justo que la paguemos tan enormes favores con el olvido y el abandono.

No quiero cansaros más, pero no he de terminar sin pediros a vosotros los jóvenes, que habléis y preguntéis a los mayores por el pasado de nuestro pueblo, y así podréis ver la enorme suerte que nosotros tenemos al vivir estos tiempos tan distintos a los de entonces.

Por ley de vida, pronto nos tocará coger las riendas y seguir andando el camino como lo hicieron aquellos hombres y mujeres que tan duramente trabajaron para seguir adelante, de ellos recibimos sus creencias, costumbres y tradiciones, no lo olvidemos y preparémonos para seguir su ejemplo y así nuestro pueblo seguirá progresando y con gran orgullo poder ver como en el mismo lugar que hace años se instalaba aquel humilde y nostálgico poblado de guangos, con sus eras y sus parvas, se elevan hoy bonitas y excelentes viviendas, y que no se nos olvide nunca celebrar con la misma ilusión estas fiestas y dar gracias a nuestra patrona por su ayuda y protección.

¡Viva la Virgen de las Nieves!
¡Viva el pueblo de Malpica!